Celebración de nuestra Señora de Guadalupe, y Colación de Ministerio en el Seminario Castrense (12 de diciembre de 2017).

ministerios
La vida de la Iglesia se nutre a través de la acción sacramental que ejercen los Sacramentos, y por ello es importante la consagración de hombres que deseen entregarse con un corazón dispuesto a la evangelización. Por ello, es de trascendencia que la idoneidad de este hombre, gracias a la acción del Espíritu Santo, va haciendo de este ser, un hombre igual que todos, pero con una diferencia muy clara, y es la entrega absoluta a sus hermanos, al necesitado, al pobre o excluido, opta por el Reino de Dios y su justicia, lo demás vendrá por añadidura. Es decir, su vida debe estar impregnada de Dios, participar de sus sentimientos, imitarlo, pero también seguirlo. Es una cristificación en todo lo que hace.

DSCN8650

Cristo llama a todos, pero muy pocos responden a ese llamado, ya que las cosas del mundo, lo material, lo tangible e inmanente, hacen que su voz no sea escuchada, los ruidos y los avatares del día a día, hacen que la voz del Pastor no sea oída por nosotras sus ovejas, y los distintos ruidos hacen que nos confundamos y estemos en los areópagos que no corresponden a la verdadera esencia de lo que Dios quiere para sus hijos, por ende a Cristo debemos seguirlo, no a medias tintas, o tibios, sino con todo nuestro corazón, con toda nuestra mente, con todo nuestro ser.

Asimismo, después de cumplir con el intersticio de tiempo entre un Ministerio y otro, hoy martes 12 de diciembre del 2017, día de la Virgen de Guadalupe, Patrona de México, y Emperatriz de América Latina, reunidos en el Seminario Castrense “San Juan de Capistrano”, o Escuela de Formación de Capellanes Militares, junto con nuestro Pastor, Monseñor Benito Adán Méndez Bracamonte, Obispo Castrense, la Directiva de Padres Formadores de esta casa de Formación, el Pbro. Miguel Monsalve, venido desde Trujillo, junto con familiares y amigos de los jóvenes que recibirían los Ministerios conferidos por la Iglesia.

El Seminarista Diomar Andrés Milla Carmona, este sería Instituido Acólito, y los Seminaristas: Samuel José Martínez Ledezma y Darwin Steeb Paredes Briceño, recibirían el Ministerio del Lectorado. Es necesario saber, estos jóvenes cursantes de distintos años de Teología, cumpliendo con su fase de preparación académica y pastoral, su vida de piedad y discernimiento espiritual, por decisión propia, quieren caminar y seguir fortaleciendo los lazos de unidad entre Dios y ellos, y colocarlos a disposición de los creyentes a través del servicio que emprenderán. El Acólito en el servicio del Altar, y los Lectores en leer de manera pública, a viva voz la Palabra de Dios en los actos litúrgicos.

DSCN8639

El ministerio del Acolitado y del Lectorado son muy importantes para los candidatos que desean optar por la vida sacerdotal, ya que el mismo Derecho Canónico prescribe en el 1035 § 1. “Antes de que alguien sea promovido al diaconado, tanto permanente como transitorio, es necesario que el candidato haya recibido y haya ejercido durante el tiempo conveniente los ministerios de Lector y de Acólito”.

DSCN8628

La Eucaristía comenzó en un clima de fraternidad, muy solemne, contando con la presencia de los dos diáconos ordenados el pasado 2 de diciembre: Jonnathan Olivares y William Mora, que portando la Estola al modo diaconal, se estrenaban en su servicio, y volvían sus miradas a sus hermanos, y recordaban su estancia en el Seminario, lugar en el que pasaron sus años de Formación académica y espiritual, y que ahora lo visitaban, pero poniendo al servicio de todos, lo aprehendido, fraguándolo en la pastoral del servicio diaconal y la caridad.

DSCN8632

En la homilía Monseñor Benito saludaba a todos los presentes, especialmente a los familiares de los jóvenes, ya que algunos habían venido desde Trujillo y Maracay a acompañarlos con su afecto y cercanía. Nos decía que el tiempo del adviento es un tiempo propicio para hablar de la Virgen María, ya que se hace dos altos en este tiempo: 8 de diciembre, Inmaculada Concepción; y el 12 de diciembre, día de Nuestra Señora de Guadalupe. En el Evangelio escuchábamos que, así como ella se puso en el camino, de modo presurosa a visitar a su prima Isabel, también vino de modo presurosa al Continente Americano en 1531 para acompañarnos, para ser nuestra Madre, hacerse compañera de camino para mostrarnos el camino que nos conduce a su Hijo. Además, es una de las mariofanías más antiguas, donde la Virgen en persona se hace presente con un mensaje bien claro: Seguir a su Hijo, seguir el Evangelio, su Palabra, y acercarse a la Iglesia, a la vida sacramental. Nosotros debemos ser como María, presurosos, así Como Juan Diego fue presuroso y fue hasta la casa del Obispo e insistía sobre el mensaje de la Virgen.

Hoy le agradecemos a Dios, y hacemos nuestras las Palabras de la Virgen en el cántico del Magníficat, debemos escuchar la voz del Señor, que la podamos acoger en nuestro corazón, que la meditemos, pero sobre todo que coloquemos en práctica su Palabra. Hoy están siendo Instituido lectores, pero no sólo para pararse en el ambón a leer, sino que eso que se lee sea preparado, digerido, rumiada la Palabra de Dios antes de ser solemnemente proclamada. El que lee debe ser un instrumento eficaz para que la Palabra llegue al corazón del que escucha. El Acólito que está al servicio del Altar, este debe vivir y amar la Eucaristía, no es un mero servicio, este debe consubstanciarse con lo que hace, vivir lo que estás ejerciendo. Saber que la Eucaristía es el don más grande que nos ha regalado Dios, es su mismo Cuerpo, su misma Sangre, que por lo tanto debemos estar atentos, que se celebre con decoro, de acuerdo con lo que la Iglesia nos enseña. Hagamos nuestras las palabras de la Virgen, ya que Dios ha puestos sus ojos sobre nuestra Iglesia, sobre nuestro Seminario, sobre todos nosotros, la ha bendecido y la sigue bendiciendo con vocaciones.

También te podría gustar...