Aniversario Sacerdotal del Pbro. Marchi Duchini.

TE CONOCÍA Y, TE CONSAGRÉ (cf. Jr 1,5) 

PBRO MARCHI 63 AÑOS

Haciendo memoria de aquel glorioso año de 1954, un 27 de junio, el diácono Giovanni Marchi, postrándose ante Dios y por Oración Consecratoria e imposición de manos de su Obispo, fue consagrado Sacerdote para el servicio de Dios y la Iglesia. Pero como el Espíritu de Dios sopla donde quiere (cf. Jn 3,8), el Padre Marchi fue enviado como misionero a nuestra pequeña Venecia, Venezuela, a colocar su corazón y entregar su vida por el Evangelio, sirviendo a la Arquidiócesis de Caracas y por último al Ordinariato Militar de Venezuela.

Así pues, en medio del servicio al Ordinariato Militar el Padre Marchi se ligó desde el año 2002, como Director Espiritual al Seminario Castrense “San Juan de Capistrano”, al grupo de sacerdotes que formarían desde ese año a las nuevas generaciones de sacerdotes que servirían como capellanes a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. De esta manera nace, de parte de los Seminaristas y Formadores del Seminario un gran aprecio hacia el Padre, y hoy 27 de junio del año 2017, al cumplirse 63 años de haber sido Consagrado sacerdote, como comunidad de fe y oración nos unimos a él para celebrar este acontecimiento tan relevante para nuestra Iglesia particular.

En la sede de nuestro Seminario “San Juan de Capistrano”, se planificó un pequeño homenaje, que comenzó con la celebración Eucarística, en el día en que celebramos la memoria de Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro, presidida por el cumpleañero y concelebrada por las autoridades del seminario: Pbro. Alexis Sánchez, Rector; el Pbro. Jesús Peña, Vice – Rector; y el Pbro. David Roa, Director Académico y de la Formación Humana. En ella cabe destacar que el Padre Marchi sentía gran regocijo por sentirse agasajado, y en la homilía comenzó agradeciendo al Obispo y a las autoridades del Seminario y, a sus hijos los Seminaristas por acordarse de esta fecha tan especial para él, al mismo tiempo, resaltó la importancia del Seminario, que lo cataloga como la niña de los ojos del Obispo, pero también como la esperanza de una Diócesis, pues, son nuestro relevo y así llegar a ser autónomos, generando una Diócesis madura en poco tiempo.

En este sentido, recordó el momento en que oficialmente se funda nuestro Seminario, sintiendo un sano orgullo al ver al Padre Jesús Peña y al Padre David Roa en esta celebración ya que son fruto de su trabajo como Director Espiritual en esta casa de formación. Recordando a su gran amigo Mons. Maldonado hombre de fe y trabajo admirable para con esta casa, hizo énfasis a una gran frase para meditar: “Celebra tu misa, como si fuera la primera, la única y la última”, define esta frase de modo personal diciendo que la misa hay que celebrarla bien, como una necesidad y con una entrega total sin medida y con amor, pues tan grande fue el amor misericordioso de Dios para con él que se fijó en su débil humanidad, pero que a pesar de esto lo escogió por misericordia y muestra de gran amor.

Resalto también la dignidad de la Eucaristía. El sacerdote debe resguardar por encima de la necesidad pastoral, debemos respetar como pastores las normas y reglas dadas por la Iglesia, de igual modo debemos preparar con tiempo, sin apuros sino hacerlo por y con “Amor”.

Por último, hizo un enlace con el Evangelio, manifestando que ancho es el camino de la perdición y angosto el camino de la salvación, resaltando el deber del pastor de guiar aquellos que se encuentran en un camino equivocado para que vuelvan al recto y animar a los que están en el camino del bien para que alcancen el destino definitivo. También hoy con palabras claras, el Señor nos pide que tenemos que estar pendientes de nuestra santificación, y de la perseverancia final para alcanzar la vida eterna.

Al finalizar la santa Eucaristía, se dio paso a un pequeño ágape como muestra de Amor y de darle realce a tan maravilloso don Sacerdotal, compartiendo como una sola familia en Cristo Jesús; terminando el compartir vinieron las palabras del Rector, quien manifestó su eterno agradecimiento para nuestra casa de formación y su cercanía, resaltando el ejemplo de vida que muestra el Reverendo padre Marchi, al desgastar gran parte de su vida en nuestro Ordinariato Militar.

IMG-20170627-WA0013

También te podría gustar...